Inocentes y Culpables

Según la manera de afrontar el poder político de este país la crisis económica que atraviesa parece que los culpables somos los ciudadanos de a pie, los sentados, los encamados, los sin techo, etc. Entre ERE, desahucios y los recortes en sanidad, ley de Dependencia y educación implantados por el gobierno han sometido a gran parte de la sociedad española a desmesurados castigos. Por ello, la desigualdad social que sufre España se ha agravado excesivamente comparada con otros países europeos con la misma crisis económica, como Portugal y Grecia.
Mientras los aparentes inocentes, los políticos y los que tiene un capital social, se dedican a llenar sus propias arcas con casos de corrupción que invaden el territorio español.
La capital corrupta española es Valencia y sus alrededores por la aglomeración de casos corruptos que emerge en esta ciudad levantina. Nombres cerebres como Camps, Fabra, Barberá o Costa, entre muchos más, han transformado la tierra de las flores, de la luz y del amor en un jardín marchitado, oscuro y odiado por la pobre civilización valenciana. Esta masa social se ve cada vez más pobre, mientras que los gobernantes y los que les rodean cada vez más ricos. Los duros recortes que acribillan estos últimos años a esta sociedad sumados a los casos Gürtel, Emarsa, Noos, etc han provocado esta diferencia social. Para acrecentar el poder de este gobierno corrupto están las figuras de los jueces y los policías que actúan de sus grandes aliados. Estos escudos humanos protegen a los que mal gobiernan este país. ¿Os imagináis que en las manifestaciones celebradas estos últimos años la policía se hubiese puesto a favor de la sociedad reivindicativa? ¿Qué habría pasado? Si hubiera pasado los políticos se preocuparía más de hacer su trabajo bien y se olvidarían de tanta corrupción, a la vez que destinarían los recortes a otros sectores, como el de ellos mismos.
Benetússer no se libra de esta corrupción con el caso de Vicente Esteve, ex recaudador de este municipio valenciano, acusado de apropiarse más de medio millón de euros de las arcas municipales en marzo de 2011. Tras un tiempo en paradero desconocido, la policía descubrió que estaba en la ciudad colombiana de Armenia. Había montado un negocio, un restaurante de comida española llamado “El Racó Español”.
La sociedad afortunadamente tiene la oportunidad de elegir a sus gobernantes en un país democrático, aunque los valencianos llevan más de veinte años votando a los mismos a pesar de los pesares. ¿España es un país totalmente democrático? ¿Por qué los votos del PP y del PSOE valen más que los de cualquier otro partido? Mientras que exista esta ley electoral tan bipartidista nada cambiara ya que los partidos políticos beneficiados están muy acomodados. Por ello juegan con una marioneta llamada “sociedad”.

José Vaquerizo

Anuncios