CAMINO HACIA LA PERFECTA INCLUSION

Entre las décadas de los 80s y los 90s un futuro alumno algo peculiar curso la antigua EGB (Enseñanza General Básica) para acabar haciendo el antiguo Bachiller. Tras varios años entre sonrisas y lagrimas en la guardería y preescolar, sus padres y personas de su entorno decidieron en matricularlo en un colegio con muchas barreras arquitectónicas pero con un gran grupo humano que hicieron difuminar estas barreras sin eliminarlas. El peculiar alumno era Jose, un niño que tuvo una lesión en su aparato locomotor al faltarle el oxigeno por la asfixia que le produjo su mismo cordón umbilical al nacer enrrollado en su cuello, por lo que se le complicó el parto quizás por la poca habilidad que tuvo la matrona para sacarlo de la tripa de su madre. Como consecuencia Jose en aquella época y actualmente Vake, hace una vida sobre ruedas ya que para poder desplazarse necesita una silla de ruedas. Lo fácil y desgraciadamente lo habitual en estos casos hubiese sido meter a Jose en un centro de Educación Especial de Parálisis Cerebral Infantil que es el nombre de su discapacidad, pero afortunadamente para él estaba bien rodeado y respaldado de personas con mentes muy abiertas.

Como todos los comienzos, estos fueron difíciles pero con ayuda de todas las personas que formaban parte de aquel centro escolar donde Jose era el único con una discapacidad aparente fue incluyéndolo a la vida escolar. Tres pisos como máximo llenos de escaleras y sin ascensor separaban a este alumno de las aulas donde se impartían las clases que subía cuatro veces al día ayudado por profesores y la madre que lo parió en los primeros años para que años más tarde conceder el relevo de sus propios compañeros que se peleaban por bajar al “incluido” estudiante. En las clases no había diferencia ninguna, todos sentaditos en sus pupitres atendiendo al profesor de cada clase. La gran diferencia vino cuando impartían la asignatura de Educación Física por la ignorancia del profesorado de cualquier colegio/instituto que había en aquella época de la existencia del deporte adaptado por lo que la capacidad de integrar a Jose en esta clase era prácticamente nula. El resultado fue que este alumno, esta vez casi incluido, estuviese exento en esta asignatura. Pero como Jose era un culo inquieto, tras varias clases observando a sus compañeros hacer varias pruebas físicas como el text de Cooper que consistía en recorrer la mayor distancia posible en doce minutos, de Voley, de Baloncesto o de Balonmano entre otros deportes, en la última clase de cada mes era libre y podían escoger el deporte que querían jugar. Ellos siempre elegían el deporte rey, el futbol. Era cuando Jose entraba en acción haciéndole sufrir a su profesor que presenciaba como recibía balonazos en su cuerpo espástico pero al mismo tiempo disfrutaba de presenciar la facilidad que tenían todos sus alumnos de incluirse. Al acabar el horario escolar Jose se desplazaba hasta Valencia donde le esperaba otra dura jornada de logopedia, fisioterapia y natación para mejorar su impresionante físico con más huesos que carne, mientras sus compañeros se quedaban jugando en los alrededores del colegio. Estos viajes a la capital hicieron que Jose se relacionase con personas de su misma o similar condición física descubriendo y practicando deporte que posteriormente iba a ser algo importante en su vida ya que consiguió ser deportista paralímpico.

Hace unos días Vake, antes Jose, fue a un instituto a dar unas charlas dirigidas a alumnos de varios cursos de secundaria. En aquel centro estudiaba un niño que al igual que Vake tenia una parálisis cerebral aunque algo menos severa, el andaba con muletas y parecía que vocalizaba mejor que Vake a la hora de hablar. Este caso le recordó mucho a la época de Jose y la pudo comparar con la actual por todo lo que vio y se informó de la vida escolar de Pepe, el alumno con muletas de este centro. El centro tenía rampas y ascensores por todas las partes, los servicios estaban accesibles. Además Pepe tenía un educador disponible para él durante todo el horario para satisfacer todas sus necesidades en todos los ámbitos del la vida. En el aspecto educativo físico por lo que pudo intuir Vake también ha ido evolucionando aunque vio que faltaba algo de conocimientos respeto al deporte adaptado se refiere al profesor de esta materia.

La conclusión que Vake ha sacado es que la educación es básica para lograr importantes cambios en la sociedad de este país. Se debe empezar a educar desde los primeros años de nuestras vidas aprendiendo a relacionarse con todo tipo de personas independientemente de su condición social, física o moral. Para los educadores también es importante que aprendan a resolver con solvencia situaciones como la de Jose y nunca escoger la solución mas sencilla como es la de adjudicar al alumno la condición de exento en la materia. Todo este trabajo se debe adquirir en la etapa universitaria por lo que seria necesaria, aun más si cabe, la inclusión del deporte adaptado en el temario de las carreras de FCAFE y Magisterio de Educación Física para conseguir en un futuro no muy lejano la inclusión para todos, que sería la meta máxima a alcanzar.

metasp

Jose Vaquerizo

 

 

 

Anuncios